El principio “iura novit curia”

El principio “iura novit curia”

Es un principio según el cual los Jueces y Tribunales pueden resolver un litigio sin atender a las normas invocadas por las partes litigantes. Ahora bien, los jueces pueden no atender las normas invocadas, pero siempre deben resolver atendiendo a los hechos alegados y a la causa de pedir expuesta por los litigantes.

Sobre la congruencia al aplicar el principio “iura novit curia”

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos nº 429/2020 de 5 de octubre de 2020, cuya lectura íntegra recomiendo, es un claro ejemplo de la aplicación del principio “Iura Novit Curia”.

En esta sentencia nos encontramos con un edificio cuyo objeto es el de centro comercial, dividido horizontalmente, por lo que los distintos propietarios conforman una Comunidad de Propietarios regulada por la Ley de Propiedad Horizontal.

Tras la aprobación, por la Junta, de una obra de reforma y tras la ejecución de esta, uno de los propietarios se ve perjudicado como consecuencia de la obra, ya que se ha colocado una estructura metálica que recubre la torre del centro comercial y con ello se le priva de las vistas de las dos terrazas abiertas, pertenecientes al local de su propiedad.

Por tal motivo, interpuso demanda cuya fundamentación jurídica se sustentaba en la vulneración del derecho de servidumbre de luces y vistas que, según él, ostentaba.

La juzgadora de instancia, en aplicación del principio “iura novit curia”, resolvió la cuestión aplicando la Ley de Propiedad Horizontal y no las normas relativas a la servidumbre de luces y vistas.

La Audiencia al planteársele la incongruencia de la sentencia de instancia, por la parte apelante, argumentó que no cabía, en este supuesto, apreciar incongruencia alguna, ya que la juzgadora había respetado los hechos alegados por la demandante-apelada y resuelto conforme se solicitaba en el suplico. Y, a mayor abundamiento, había que tenerse en cuenta que la propia demandada-apelante, en su contestación a la demanda y en el propio recurso de apelación, había mantenido que se trataba, en todo caso, de la alteración de un elemento común y, por tanto, que estaban ante un problema de propiedad horizontal y no de servidumbre.

La Audiencia Provincial, en su sentencia, ratificó que, en el caso que le ocupaba, era de aplicación el principio “iura novit curia”, pues la sentencia dictada en la instancia había respetado el debate procesal, sin causar indefensión a las partes.

Reflexiones sobre la aplicación del principio “iura novit curia”

Se puede decir que si la fundamentación jurídica se funde con los hechos, de manera que no es posible tomar la cuestión fáctica independientemente de la jurídica, el juzgador incurriría en incongruencia al prescindir de la argumentación jurídica de la parte, pues ello afectaría al debate procesal y alteraría la naturaleza de la pretensión.

Ahora bien, si una demanda relata unos hechos pero la fundamentación jurídica se limita a invocar normas que se entienden de aplicación, sin que se fundan con los propios hechos, el jugador podrá aplicar el principio que estamos tratando siempre que respete los que se pide en el suplico de la demanda y sea congruente con el debate procesal que se ha ocasionado con motivo de la demanda interpuesta.

¡Mantente informado!

Déjanos tu correo y te mantendremos actualizado sobre nuestras actividades

Antes de enviar tu suscripción puedes ver nuestro compromiso con tu privacidad aquí